viernes, 25 de octubre de 2013

El mundo interior.

Debemos aprender a enfatizar las posibilidades de nuestro mundo interno, pues es en nuestro mundo interno en el que estamos continuamente sumergidos. Este mundo nos pertenece: donde quiera que vayamos, lo llevamos con nosotros y podemos contar con él, mientras que el mundo externo siempre nos reserva alguna que otra decepción. Si lo que buscamos es nuestro verdadero camino, la plenitud, debemos saber que podemos encontrarlos en nosotros mismos. El problema es que no nos conocemos, no sabemos todo lo que poseemos, todos nuestros tesoros, y nuestro conocimiento se pierde irremediablemente en tesituras inertes, sin sentido y de vana erudición. debemos esforzarnos para sentir y utilizar todos nuestros recursos.

Sin importar las cosas que puedan estar sucediendo fuera de ti, lo único que reflejarás es lo que tengas en tu. mundo interior El mundo interior es el motor que te impulsa a hacer o no hacer las cosas que quieres, es lo que te caracteriza y lo que gobierna todas tus acciones; si estás bien adentro por ende estarás bien afuera, o sea que eso es lo que transmitirás. Por eso, desarrollar y concentrarse en mejorar las relaciones internas hará que tengas una vida mucho más fácil, agradable y amena para ti.
Hay personas que sólo se concentran en estar bien afuera, en su apariencia y a veces lo hacen de una manera equivocada: copiando descaradamente a otros sin importar la coherencia con su mundo interior; estas personas así lo único que hacen es vivir la vida de otros, podrás darte cuenta que internamente están destrozados. Es interesante observar cómo pueden actuar y ejecutar acciones sin importar o tener en cuenta su originalidad, su propia mente o su mundo interior. No importa lo que ese pequeño mundillo tenga, los demás nunca sabrán lo que en realidad está detrás de ese cuerpo, por eso es fácil mentir, muy pocas personas tenemos la habilidad para descifrar lo que en sí se está transmitiendo internamente en ese ser, o sea, ver su mundo interior aunque esté tapado con una exagerada apariencia; siempre habrá algo que lo delatará, el más mínimo detalle indicará su verdadero yo.
Tener ligado tu mundo interior con las acciones permitirá que vivas más relajado y a gusto, la vida será más amena para ti y las personas con las que trates se sentirán mucho más cómodas contigo y te admirarán, si mantienes ese contacto eso llevará a cabo una consecuencia: la originalidad, que es algo que se valora en demasía y practicarla es sólo cuestión de sabios. Ser original implica tener muchos cambios y un rico mundo interior, es tener dominada tu mente a tal punto que sólo genere ideas únicas con las que podrás tener éxitos oportunos y saber aprovechar esas cualidades que nos puede brindar el mundo interior sería bastante gratificante.
¿Te imaginas rindiendo en el trabajo, escuela, universidad sólo controlando tu mundo interior? Aunque no lo creas es algo complejo, para tener esa capacidad se requiere mucha concentración y paciencia, porque cuando aquí me refiero al mundo interior estoy hablando directamente de tu mente inconsciente, y establecer esa comunicación mente-cuerpo no es tarea fácil.
La mente inconsciente indica tu verdadero yo, esa es la que domina la mayor parte de tus acciones, si esta no le da la orden a la mente consciente de que haga tal cosa simplemente no lo hará, así de poderosa es. Ella es la que va guardando todos los recuerdos de tu infancia, adolescencia y hasta de cuando llegues a viejo. Es la que va recopilando toda esa información necesaria para organizar tus creencias y sacar tus propias conclusiones sobre la vida, el único trabajo de la mente consciente es observar a través de los sentidos la información que llega desde el mundo exterior para así traducirla a tu mente inconsciente, es decir, actúa como un filtro.
Hay personas que se preocupan por aprender a controlar su mente inconsciente con el objetivo de conocerse más, de aprender lo que en realidad son y para buscar el significado de esta vida, cosa que no te puede brindar tu consciencia. Por eso, aprender el manejo de cómo tu cerebro está manipulando toda esa información que llega desde el exterior es importante para tener una comunicación excelente con tu mundo interior.
Relájate, respira profundo y aprende a interpretar lo que te dice tu mundo interior, si vives con muchos problemas o si sientes que te detienen preocupaciones que tal vez no tengan mucho sentido, pues simplemente pídete consejos a ti mismo, pregúntate cuál sería la mejor decisión sobre una acción que te preocupa o qué camino deberías elegir si se te presenta x o y situación; espera un tiempo, confía en ti mismo y verás cómo empezarán a aparecer respuestas inteligentes y asertivas.
La vida está llena de sorpresas y de cosas interesantes, mirar más allá de lo que nos ofrecen los sentidos sería un reto que sólo es apto para personas que se atrevan a cambiar sus creencias, su mentalidad y sentir cosas que nunca se habrían imagino encontrar. Por eso te reto a que si eres de los que les gusta la aventura entres en tu maravilloso mundo interior a explorar todas las cosas que probablemente nunca conocías de ti mismo, te aseguro que te sorprenderás mucho más que cuando te preocupas en estar bien por fuera, mirando qué ropa ponerte o cómo actuar de tal manera que generes impacto, y no más poderosa es la sensación cuando entras en ti mismo y analizas tu mundo interior, eso te lo aseguro.
Uno de los trucos del éxito en la vida te lo estoy mostrando como aperitivo para que indagues más sobre este tema, me he quedado corto con todo este escrito porque lo que realmente debería interesarte es aprender el cómo explorar el mundo interior y cómo aprender a explotarlo de manera adecuada para que tu vida sea mucho más fácil; esto apenas fue una introducción sobre lo que acarrearía mirar el mundo desde la perspectiva de tu mundo interior. Teniendo la relación mente-cuerpo en un estado de equilibrio lo único que lograrás será traer éxito en tu vida y todo mejorará pues eso a su vez hará que las decisiones que tomes en las situaciones que se vengan sean más inteligentes y asertivas.