lunes, 3 de septiembre de 2012

AMOR INCONDICIONAL




¿Qué es el amor incondicional? Es el amor que se da sin esperar recibir nada a cambio, ni siquiera amor. Es el amor que reconoce, acepta y aprecia todas las cosas, incluso aquellas que no entiende. Es el amor que nos llama a hacer brillar nuestra luz, aun cuando nadie esté mirando. Es la forma en que debemos amarnos a nosotros mismos y el único tipo de amor que podemos compartir libremente con los demás. El amor incondicional es la fuerza más poderosa en el universo y no hay nada en él que sea débil ni impotente, porque es una energía, que no debe confundirse con la emoción del amor. La palabra ‘amor’ que utilizamos cuando describimos nuestras relaciones con aquellos a quienes quisiéramos o pensamos que deberíamos gustarles y deberían aceptarnos, es una energía de tercera dimensión, por lo que está sujeta a todos los matices, dudas y miedos que forman parte de nuestro mundo 3D. En el amor emocional podemos ser débiles y vulnerables, inseguros y confusos. ¿Acaso alguien nos ama, debemos amarlos, son ellos (o nosotros) dignos de amor? Las emociones tienen además su origen en el pasado – amamos según nuestro karma, ADN emocional, historia y dinámica del grupo álmico. El amor emocional es condicional y cuestionable; el amor incondicional no lo es.
El amor incondicional no tiene ninguna conexión con lo que sentimos por los demás. Porque es ‘amor’, lo confundimos con un sentimiento. Pero si lo consideramos semejante al aire que respiramos, se hace fácil de entender y de identificarnos con él. El aire está en todas partes, es esencial para la vida, es utilizado por todos, y está al alcance de todos. No juzga, condena, limita ni critica. Bendice y fomenta la vida, sin hacer preguntas. Podemos conectar con el aire o no, ésa es nuestra elección, así como los demás pueden conectar con nosotros o no, y nosotros con ellos, todo es elección. Pero cuando somos conscientes de estar en esta vibración, siempre atraemos los aspectos más elevados de la tercera dimensión porque estamos en este nivel de vibración.
Estamos en nuestra vibración más elevada al nivel del amor incondicional, y cuando retiramos la conexión emocional, estamos abiertos a dar y recibir esta energía. Con cada inhalación, recibimos amor incondicional, y con cada exhalación lo compartimos con el mundo. A medida que el amor pasa a través de nuestro campo vibratorio, nos bendice y nos eleva. Y cuando lo damos libremente a los demás, les permitimos compartir esta bendición. Cuando llevamos el amor incondicional a este nivel de simplicidad, se vuelve natural, y al ser conscientes de esta vibración también atraemos a nosotros todo el amor emocional que deseamos.
No hay mayor regalo que recibir una plena comprensión de una persona que te ama incondicionalmente.
No hay mayor alegría que compartir un amor incondicional con otra persona, sin importar el tipo de relación que sea.

No hay mejor forma de vivir que enamorarse de la vida a cada segundo sintiendo a cada momento ese amor incondicional que el Universo nos ofrece, vivirlo con todo lo que somos, y compartirlo con todos los seres que se acerquen a nosotros.

Enamorarse significa sentir tanto amor como para vivir increíbles emociones, momentos inolvidables, e historias mágicas, que pueden vivirse infinitamente en tu vida. En la medida en que descubres que cada ser es perfecto, a mayor experiencia de este hecho, mayor amor se traduce hacia cada ser. Es decir: mayor gozo con ellos, y mayor alegría de vivir.