lunes, 12 de agosto de 2013

EL SECUESTRO EMOCIONAL



El secuestro emocional
Es un estado del alma que mi impide sentir por mi mismo-a, porque alguien me robó la capacidad de amarme, de reconocer mi identidad. Es un vacío profundo, es un silencio doloroso, que luego estalla en rabia, en pensamientos de rechazo, y me quedo suspendido-a en un recuerdo que no tengo explicación, solo sé que me quedó por identificarme con lo que otro sentía con respeto a otra tercera persona. O por lo que siento por algo que alguien que no podía amarme hizo conmigo. Puede existir o no la intención original de esclavizarme, de secuestrarme emocionalmente. Quizás la persona con quien me identifiqué en su sufrimiento carecía de capacidad para relacionarse, y se produjo así misma una herida emocional que luego me la traspasó como un secuestro emocional. Quiso que yo me uniera a su sufrimiento, me lo implantó, y quedamos ambos secuestrados.
Septiembre 11 quedará en la memoria como el día que cambió el curso del momento histórico que estamos viviendo. Dejó un vacío, cuyo significado se interpreta en la Zona Cero. Es impactante el hecho de que, al pensar en la Zona Cero la mente se queda en blanco. Es que el silencio es el reverso de la explosión. Es en si un estado de angustia que quisiera borrar todo recuerdo. El alma se encuentra atrapada en un cúmulo de emociones que varían de tristeza, ira, a la amargura Es un secuestro emocional...
El hecho de Septiembre 11 es uno complejo de matices diferentes, con variadas interpretaciones, y también con emociones diversas, dependiendo de quien lo recuerde. Pero hay un hecho histórico, hay un momento de partida que ha condicionado las vidas de dos pueblos y por ende de sus emociones uno frente al otro. Yo quisiera analizar esa situación fuera del contexto puramente político o teológico, pues entiendo que tanto derecho tiene el judío a existir como derecho tiene el árabe a existir, vivir en paz y tener tierra. Lo ocional que ha durado siglos, lo demás es derivado de ese inicio.
que quiero destacar es el conflicto em
La primera vez que aparecen emocionalmente ligado Israel y el pueblo Árabe, se da en el contexto del triángulo Abraham, Sara, y Agar. Que usted puede leer en la Biblia.
Agar, bajo una depresión profunda, fruto de no sentirse amada y sintiéndose despreciada, por haberse enardecido contra su ama que le concedió el privilegio de tener un niño. Sara la esposa de Abraham le concede el tener un hijo con la sierva Agar. Sara al ver la conducta de altivez que muestra Agar, al saber que daría a luz un hijo al patriarca, decide, con el permiso de Abraham, echarla de la casa. Agar, sintiéndose humillada, despreciada, y con sus emociones fluctuando desde la ira, la amargura a la tristeza, decide tomar el curso del suicidio por inanición, al ver la indiferencia, Se dejo secuestrar emocionalmente.
Se sentó en el medio del desierto junto a una fuente, y sentó con ella a su hijo, todavía en el vientre. Un cuadro patético, desolador, que tan solo recordarlo obliga a uno identificarse con la tragedia humana, pues el niño no tiene ninguna culpa de sufrir la incapacidad de los padres. Lamentablemente ese recuerdo marcaría ese niño y sus descendientes por siglos.
Su primera experiencia fue un intento de suicidio involuntario, inconsciente, producto de la indolencia. El impacto fue tan grande, que un ángel vino a servir a esa madre y a ese niño.
Me imagino que en los primeros años de la vida de aquel niño, que siguieron a su primera experiencia, pudo haber tenido una serie de conversación sobre aquel terrible momento, donde pudo haber menciones dolorosas que le llevo a unirse a su madre en el coraje.
Es significativo que no se menciona relación alguna de Ismael con su padre, y luego todo lo que encontramos es la división hasta el día con su hermano Isaac, que nada tuvo que ver en el conflicto, pero que también recibió menciones dolorosas de justificación por parte de su madre.
Siglos después, la incapacidad de reconciliación de ellos, convertida en secuestro, que mantiene secuestrado a los descendientes de dos pueblos, estalla terrorismo, guerras, y muerte de inocentes. Notable, por demás, fue el pronunciamiento del líder de la guerrilla Palestina Nassan Narrallan al ser entrevistado sobre la guerra entre Israel y las guerrillas cuando dijo: “El problema entre pueblo de Israel y el pueblo Árabe, es que Israel ama la vida y el Árabe ama la muerte”
Agar, recibió la visita del ángel estando en el medio del desierto. El desierto es un lugar inhóspito, solitario, quema la piel de día y entumece los huesos de frío en la noche. Que paralelo tan impresionante con las personas que son atrapadas en emociones destructivas producto de haber sido secuestradas por alguien que no las apreció, violó sus expectativas, o le traspasó su raíz de amargura que tenía contra alguien, ya sea en formas consciente o inconsciente. La cárcel más grande que pueda existir, pero que al mismo tiempo oprime con mas fuerza que una cadena de hierro, es el desierto en que se encierra el alma que queda secuestrada en la raíz de amargura.
Agar fue visitada en el día de sus aflicción, pero algo que para cualquier ser humano es difícil de comprender, es por qué el Ángel le pide que regrese a donde Sara, y se humille. Algo bien difícil para una egipcia como Agar, que consideraban menos a los semitas, como lo era Sara, y sobre todo que la vida le haya forzado a ser esclava de esta última.
Existen dos razones poderosas, que son las que ayudan a salir del secuestro emocional, pero que son difíciles de entender:
a. El origen fue la altivez, o ausencia de madurez y desarrollo interior. Solo hiere el que esta herido, y solo se deja herir el que no ha crecido.
b. La herida lleva al miedo de confrontar las emociones con el origen del estímulo inicial y se traduce en culpa, ausencia de perdón, falta de compasión, y de amor para uno mismo.
La salud se da cuando al recordar, o volver a estar presente al estímulo podemos responder efectivamente a las emociones que sentimos.
Han pasado varios siglos, pero la explosión de Septiembre 11, nos recuerda la escena de dos familias que no han podido reconciliarse...
¿Cómo se produce la herida inicial que lleva al secuestro emocional?
Herida: Atadura emocional destructiva que una persona, al no ejercer los valores, hace a una que no reconoce los suyos.
Una persona, emocional y espiritualmente sana, no hiere intencionalmente a otra persona. Hiere el que está herido al que no conoce su identidad.
Herida a la Dignidad
Cuando una persona no ejerce el valor de la Dignidad, no práctica las normas de trato impactando negativamente a otra persona, la persona que recibe el impacto:
• No se siente aceptada
• No se siente valorada
• No se siente reconocida
• Se siente sola
Reacción, Comunicación y Conducta
• Reacción emocional de quien recibe el impacto: Tristeza, pena por sí misma
• Comunicación de la persona que origina el impacto: Lenguaje de humillación
• Comunicación de la persona que recibe el impacto: Se siente ofendida humillada.
• Conducta del impactado: Adicción, abandono, auto castigo, suicidio
Heridas a la Integridad
Cuando una persona no ejerce el valor de la Integridad, no práctica las normas de confianza impactando negativamente a otra persona, la persona que recibe el impacto:
• Se siente traicionada
• Que se han burlado de ella
• Que le han tomado de tonta
• Que han abusado de su confianza
Reacción emocional, Comunicación y Conducta
Reacción emocional: Ira, enojo
Comunicación del que hiere: Mentira
Comunicación del que recibe la herida: Se siente engañada
CONDUCTA: Venganza, violencia, castigo
Herida a la Libertad
Cuando una persona no ejerce el valor de la Libertad, no práctica las normas de convivencia impactando negativamente a otra persona, la persona que recibe el impacto:
• No se siente respetada
• Siente violadas sus expectativas
Comunicación del que hiere: Irrespeto, no consideración, insensibilidad
Comunicación del que recibe la herida: decepción.
Reacción emocional: Amargura
Conducta: Supresión de la voluntad, incapacidad de servir, de agradar.
Esas heridas iniciales introducen en el ser humano como secuestros emocionales, que luego son pasados a otros.
El secuestro emocional tiene varios elementos críticos.
1. El primero, es la realidad que quizás la persona que me secuestró, ni siquiera intentó hacerlo, pero me identifique tan profundamente con su sentir, que me dejé a amarrar sin validar el mío, porque quizás jamás sentí nada contrario por alguien, pero ahora no puede dejar de sentirlo.
Me encontré con alguien que me dijo que se sentía herida, cuando le pregunte por qué, me expreso que había amado a alguien que no le había correspondido.
Un padre me dijo que tanto sacrificio que había tenido con sus hijos y al final de la vida no le habían agradecido.
A ambos les pregunte si esas personas tenían capacidad de amar, que como eran, y coincidencialmente ambos me dijeron:
a. Egoístas
b. Insensibles
c. No lo importa el sufrimiento ajeno
d. No saben amar
Les hice la aseveración, de que ellos habían identificado una persona, que no podía identificarse con el sufrimiento ajeno, y que les habían traspasado el sufrimiento a ellos. Que estaban secuestrados por el sufrimiento. Estoy seguro que ustedes conoce a cantidad de personas secuestradas, que están sufriendo por quien no sufre.
2. El segundo, estoy secuestrado-a por un sentimiento ajeno. Me encontré con alguien que no supo manejar sus emociones, que vino arrastrando culpas pasadas, y proyecto en mí ese sentido de culpa, y ahora me siento emocionalmente incapaz de tener una relación afectiva con alguien con quien debo tenerla porque no sé emocionalmente como hacerlo.
En una intervención con una pareja; un matrimonio joven, salió a relucir por parte de la joven: “Nunca tuve padre, siempre quise tener un padre que fuera comprensivo, que me amara, que me buscara, y no lo tuve”, en otras palabras me casé buscando un padre. El jovencito expresó lo siguiente:” Mi mamá no fue lo que debió ser como mi madre, yo siempre quise tener una madre que fuera de esta manera…” En otras palabras se casó buscando una madre, y castigaba a su madre en su esposa. Estaban secuestrados emocionalmente, de la ausencia de un padre y una madre, estaban al punto de dejar a sus hijos, o sin padre o sin madre. El secuestro emocional, de seres emocionalmente huérfanos.
De seguro que ustedes conocen personas que están secuestradas por el sentimiento que alguien le dejó, y lo traspasan a sus relaciones.
El secuestro emocional me lleva a:
1. La Culpa, y la culpa me lleva a la Ira.
La Ira: Estimulada por una experiencia vivida, o por identificarme inmaduramente con alguna experiencia negativa de alguien a quien se amó.
Esto conduce a:
• Una posición mental que niega la responsabilidad del sufrimiento por la inmadurez propia. Cuando la persona es inmadura, culpa a la otra de lo que siente, y si yo no tengo cuidado me identifico con un sufrimiento inmaduro que me lleva al secuestro. Confundí mi inmadurez con la sensibilidad. La sensibilidad me lleva a sufrir con los que sufren, no a dejarme secuestrar por lo que sufre. Porque entonces pierdo la capacidad de ser un procesador de las emociones para ayudar, si no a ser parte del impedimento al crecimiento de la otra persona, y eso me lleva a:
• La Adicción o la herida constante y la búsqueda de alicientes exteriores por medio de:
1. La Venganza
2. La Calumnia
3. La Supresión del Aprendizaje
4. La Auto-destrucción
El secuestro emocional también se produce, porque mantengo el enojo.
El Enojo: Es la represión de la ira, producto de la culpa; y el enojo me bloquea la capacidad de desarrollar relaciones efectivas. Produce en mí, un estado de esclavitud emocional por la incapacidad de tomar responsabilidad por las acciones propias y perdonar las ofensas de otros.
Puede manifestarse como el desplazamiento inconsciente hacia terceras personas, de la raíz de amargura que se trae en el corazón.
El enojo produce:
• Insatisfacción
• Intolerancia
• Infelicidad
• Enfermedad
El secuestro emocional, es una herencia que encadena:
Cadena: Situación emocional vivida que voy traspasando de generación en generación cuando logro que alguien se identifique con lo que siento, y lo conecto con lo que me paso con otro.
La Cadena se manifiesta con dejar una secuela de personas emocionalmente secuestrada porque se relacionaron inmaduramente con mi sufrimiento. Porque de ahí en adelante evaluarán a toda persona con la identificación con mis emociones con la realidad de lo que la persona es. Quien no tuvo padre, sigue dejando gente sin padre, quien no tuvo madre, sigue dejando gente sin padre, quien no tuvo amigo, sigue dejando gente sin amigo.
La cadena justifica un comportamiento basado en las experiencias de con quien nos identificamos.
Jamás olvidare la causa del divorcio de un amigo mío: En mi familia todos los varones se han divorciado.
Estaba interviniendo con un pareja que tenía problema, le pregunté que si amaba a sus hijos me dijo que si. Cuando le pregunte por su padre, me dijo que lo había abandonado. Y le pregunté si quizás inconscientemente, con todo lo que amaba a la familia, no estaría abandonado a su hijo, en vez de a la mujer de quien se quería separar.
Una forma fácil de conocer este tipo de secuestro, es que cuando una persona te dice que está molesta por lo que paso con fulano-a, sultano-a, preguntarle si ellos han recibido directamente de esa persona algún maltrato, y al no encontrarlo divagan en la búsqueda de cómo reafirmar lo que sienten. Quedaron atrapados en la cadena,
El secuestro emocional nos lleva a un estado de castigo constante, lo que hacemos es para venganza. Se entra en el doble estado de idolatría-hechicería, por un lado idolatramos con quien nos identificamos, por otro lado quisiéramos que le pasara lo peor a quien rechazamos. Eso produce en nosotros la incapacidad de auto perdón:
Incapacidad de auto perdón: Es la raíz de amargura que ata al corazón a las cadenas de la culpa y del enojo, y que impide el desarrollo integral del espíritu, alma y cuerpo del individuo.
Es el evitar el renacer de la personalidad, que el ser humano desaprenda y se abra a una nueva dimensión de vida. El no perdonar:
• Ata la emoción al suceso.
• No reconoce la posibilidad de cambio en la conducta humana.
• Es un impedimento a lo nuevo que se puede aprender de la situación
• No puede diferenciar las situaciones y las personas.
• Se decide continuar atado al pasado
• Y en muchos caso, se comienza un proceso de auto-destrucción
Muchos no comprenden que el perdón es en primer la tijera que corta la atadura del secuestro emocional, que es algo que nos libera porque a la persona en quien proyectamos nuestra incapacidad de liberarnos, nos ata, pero quien nos dio la soga para que nos atáramos fue quien nos convenció de que el o la culpable era esa persona con quien no nos podemos relacionar.
Haciendo una intervención con una pareja. No se de donde me salió, y le pregunté que si había algo en la familia de su esposa que le molestaba. El caballero me expresó que tenía problemas muy serios con el hermano de su esposa, porque el había sido el culpable de que su esposa sufriera tanto. Me dijo que su hermana no lo podía ver, que sentía un profundo rencor por dentro.
Le pregunté que si personalmente le había hecho algo a él, me dijo que no. Le pregunté si ese caballero había tenido problemas con otras personas, me dijo que no, y eso le dolía que solamente había sido con su mujer. Le volví a preguntar que problema tenía su mujer, y me dijo que ella siempre está a la defensiva, y me trata como a su hermano, me está sacando cosas que ya hace tiempo que pasaron. Le expresé que eso quería decir que estaba atada a la atadura que tenía su hermano, pero que también ya él estaba en la cadena.
Rompiendo el secuestro emocional
1. Usted no tiene porque sentir lo que siente el otro: Cada persona desarrolla su manera de sentir de acuerdo a las experiencias que ha vivido, como piensa, como analiza las situaciones y como las enmarcas en su forma de sentir, y en las formas en que se identifica con los demás. Esto no quiere decir que no se dé apoyo emocional, pero no introduzca rencores ajenos.
2. Amar no es co-depender. Usted puede amar a una persona, pero sin co-depender, esto último es no dejar que el otro le mine su capacidad individual de sentir. Si la persona ha sido víctima de abandono, de maltrato, de incomprensión, y no ha madurado, querrá que usted sea la víctima junto con esa persona, una cosa es ser víctima y otra cosa es ser apoyo. ¿Cuándo sabe usted que es victima?, cuando se une al sentimiento de rechazo, de culpa de la victima. Usted debe basar su conducta en la justicia.
3. Amor, si usted no se ama como Dios le ama, y no reconoce quien es usted, la atadura le mantendrá un sentido de amargura. Amor es lo que se siente cuando alguien no nos puede dar nada. Quien no puede amar, no nos puede:
a. Valorar
b. Reconocer
c. Apreciar
d. Considerar
Eso produce en nosotros el secuestro de la alegría, y entramos en la tristeza.
Dignidad, Codependencia, la Tristeza y la Herida
Es la violación a la entrega emocional del amar y que, como consecuencia, se manifiesta en acciones que una persona hace a favor de otra. Esa entrega, convertida a veces en sacrificios, no es correspondida como se esperaba.
La falta Dignidad, hace que las personas deleguen el amarse en otras personas, lo que crea codependencia emocional en alguien que no pueda corresponder al amor,
Esa expectativa se convierte en amargura, al ver que tanto esfuerzo no ha sido apreciado.
La inhabilidad de superar este estado resulta en tristeza por uno mismo, depresión y otros tipos de emociones adictivas.
4.Perdonar: Cuando usted ha recibido una ofensa, o herida, comience a perdonarse, porque esa persona no tenía capacidad de cumplir con la confianza que usted depositó en ella. No pudo reconocer el valor que usted le asignó al confiarle un sentimiento de aprecio que pudo ser dirigido a confiar algo que usted apreciaba. Si esa persona ha hecho algo que amerita la aplicación de la ley, es justo que pague por sus hechos, pero usted sane sus emociones no siga emocionalmente atado-a a esa emoción, porque el recuerdo vendrá de vez en cuando. Cuando usted sabe que esta en proceso de liberarse del secuestro, cuando vea que el recuerdo usted exprese perdón, y pueda reflexionar con menos amargura. Cuando una persona no tiene integridad nos traiciona, por lo que no puede ser con nosotros.
• Honesta
• Veraz
• Transparente
• Responsable
• Confiable
El perdón nos liberará del secuestro emocional que produce ira. Pues nos perdonamos a nosotros, en lo tonto que hemos sido en dejarnos esclavizar por un sentimiento que alguien que no tiene ninguno, nos lanzó como una red para mantenernos cautivos.
La Integridad, la Traición, la Ira y la Herida
Es la violación a la confianza que se deposita en un ser humano, al cual, inconscientemente se le da permiso para que sea custodio de algo que uno aprecia.
Se parte de la premisa que el ser humano es perfecto, que nunca puede fallar.
La violación resultante a dicha confianza causa un profundo dolor que se incorpora como una emoción de ira y produce un deseo de venganza.
Se parte de la premisa que el ser humano es perfecto, que nunca puede fallar. La violación resultante a dicha confianza causa un profundo dolor que se incorpora como una emoción de ira y produce un deseo de venganza.
5. Compadecer: La raíz de Amargura es la imposibilidad de sentir compasión por aquellas personas en quienes pusimos expectativas y la violaron. En el matrimonio se dice: “Me sacó las uñas” “No era lo que yo esperaba”
La persona con amargura pierde el deseo de servir, de agradar, siente como que la otra persona ha salido, y queda atrapada en el secuestro del vació.
Es en ese momento que debemos sentir compasión por la persona que no fue, no lo que esperábamos, sino que dejó de ser lo que Dios le hizo, nosotros solo recibimos el impacto de lo que dejó de ser, por eso debemos sentir compasión.
Falta de Libertad, Desengaño, la Amargura y la Herida
Es el crear una expectativa de conducta sobre una persona a la que se aprecia, esperando que desempeñe un cierto papel en la vida del espectador, la violación de esa expectativa produce un dolor inesperado.
Ese dolor se incorpora como una emoción de culpa sobre la persona que violó dicha expectativa, y como resultado se produce la amargura en la persona que esperaba.
La intensidad de la amargura es igual al deseo inconsciente de que la persona que viola la expectativa. Por lo que la herida aumenta con el deseo de que la persona sea lo que nosotros creímos, esperamos y queremos que sea.
6. Validar: No deje que nadie le traspase ataduras, prisiones emocionales, verifique usted mismo, analice la vida de la persona que le quiere atar a ver si trae:
• Desengaños
• Traiciones
• Maltrato
Y cualquier otra situación que le valide lo que siente, para tenerle empatía, déle apoyo, pero no se deje secuestrar emocionalmente.
Es importante también, reconocer que hay situaciones que ameriten que la persona pague sus hechos delante de la justicia, pero eso no quita que usted rompa con el secuestro emocional.
El secreto de las emociones
El cuerpo humano tiene tres señales de salud, que nos indican que debemos hacer en la vida ante las emociones y sentimientos que nos secuestran el gozo del alma, estas son:
El Dolor: nos indica que hay algo dentro de nosotros que necesita ser sanada, extirpado, o remplazado. El dolor nos desespera.
La fiebre: nos indica que hubo un agente externo que entro a nuestro sistema, y no estábamos preparado para rechazarlo y ahora hay una lucha interna, y eso es el calor que sentimos. La fiebre nos postra. Nos incomoda.
Las emociones, al igual que el dolor nos señalan que hay dentro de nosotros que debe ser sanados, y al igual que la fiebre nos indica que no estamos preparados para responder a los estímulos externos. Por lo tanto, las emociones son:
a. Invitación a reflexionar
b. Invitación a sanar
c. Invitación a crecer
De no utilizar las emociones en estas dimensiones, entonces las emociones terminan en sentimientos permanentes de tristeza, de enojo, y amargura.
Las emociones nos llevan, a lo que llamo, la crisis de evaluación
a. La tristeza: Es importante señalar que la tristeza es el sentimiento de evaluación del alma:
• La tristeza por el que sufre es amor en plena identificación
• La tristeza por mí, me ayuda levantarme para saber que me he estado haciendo daño y no debo.
• La tristeza por lo que el otro me hizo, es dejarme atar en mi ser interior por alguien a quien no le importa si sufro o no
• La tristeza por lo que no he logrado amerita una orden fuerte al alma: “Porque te turba dentro de mi, Oh alma mía, espera en Dios, porque aun he de alabarle”
• La tristeza por lo que le hicieron a otro es empata, pero cuando la tristeza se desplaza a sentimiento de rechazo, odio, amargura, es secuestro emocional.
b. La Ira es la emoción que valida nuestra madurez: La ira puede ser una emoción pasajera producto de:
• Nuestros valores internos que me impiden aceptar lo que no está bien hecho.
• Cuando es un patrón de reacción, puede ser una enfermedad o mal adaptación del carácter.
• La ira puede ser una respuesta de alerta que nos estimula a pensar que hacer, que debemos cambiar, que decisión debemos tomar, esto solo es inefectivo cuando nos impulsa a atacar o atacarnos a nosotros mismos.
• El enojo, es mantener la ira. Y nos lleva a evaluarnos de la capacidad que tenemos de dejarlo ir, de no atarnos a los demás, de no dejarnos secuestrar por la falta de capacidad de relación del otro, por su falta de compromiso, de responsabilidad.
La Raíz de amargura es la emoción de la evaluación de la capacidad para romper el secuestro emocional.
Es un estado neutro, donde la tristeza y el enojo se unen, y nos impiden tomar una dirección. No neutraliza de tal modo que nos neutraliza la voluntad, ahí se dan expresiones como estas:
• Ya ni modo
• Se me salió
• Ahí va eso
• Lo-a espero a la bajadita
• Yo lo-a agarro bajando
• Ya no le puedo tratar como antes
• Ya no siento lo que sentía
• Ya no le puedo servir con gusto
• Lo hago por que no me queda otro remedio
• Si no fuera por los hijos, las hijas
Es una prisión de un gorrión en una jaula de oro, o puede ser una prisión en una jaula de cartón.
La amargura es una invitación a romper cadenas de opresión emocional, por razones que no valen la pena seguir en ese estado
Es un auto acondicionamiento del miedo.
El miedo es una invitación a evaluar profundamente que debemos hacer, es un componente necesario para planificar, para sobrevivir, pero puede ser el candado que ponemos al secuestro emocional.
USTED DEBE DEJAR DE PENALIZARSE POR DEJARSE ENCERRAR CON LAS EMOCIONES DE LOS DEMAS, POR LOS RECUERDOS, Y POR LA INCAPACIDAD DE LOS OTROS PROCESAR SUS EMOCIONES Y NOS DEJAN ENCERRADOS EN SUS RECUERDOS, EN SUS EMOCIONES,
Y COMENZAMOS A VIVIR SUS VIDAS EMOCIONOLES EN NOSOTROS.
COMIENCE A VIVIR SU VIDA ABUNDANTE.•
 Publicado con permiso del Dr. JOSÉ BATISTA.