jueves, 5 de julio de 2012

SALUD EMOCIONAL


Qué es buena salud emocional?

Las personas que emocionalmente son sanas tienen control sobre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Se sienten bien consigo mismas y tienen buenas relaciones interpersonales. Pueden poner los problemas en perspectiva.
Es importante recordar que personas que tienen buena salud emocional algunas veces tienen problemas emocionales o enfermedades mentales. La enfermedad mental con frecuencia tiene una causa física tal como un desequilibrio químico en el cerebro. El estrés y los problemas en la familia, trabajo o el colegio a veces pueden desencadenar una enfermedad mental o hacer que esta empeore. Sin embargo, las personas que emocionalmente están sanas han desarrollado maneras de hacerle frente al estrés y los problemas. Ellas saben cuándo necesitan buscar ayuda de parte de su médico o de un asesor psicológico.


¿Y con respecto a la rabia?

La gente a veces no sabe cuál es la causa de su rabia, cuánta rabia están llevando por dentro o cómo expresar rabia. Usted puede tener rabia en relación con ciertos eventos, consigo mismo o en relación con las acciones de las demás personas. Además, muchas cosas pequeñas pueden acumularse y hacerle pensar que la vida es injusta.
Si usted se da cuenta de que se está poniendo demasiado irritable o de que está tomando riesgos que no son saludables (tales como tomar alcohol en exceso o abusar de drogas) usted puede tener un problema para resolver la rabia. Es muy importante que usted hable con un médico o con un asesor psicológico acerca de cómo obtener ayuda.


¿Qué puedo hacer para evitar problemas?

Primero esté al tanto de sus emociones y reacciones y trate de entenderlas. Aprender a diferenciar las causas de la tristeza, frustración y rabia en su vida le puede ayudar a manejar mejor su salud emocional. El cuadro a la derecha le da algunos otros consejos útiles.




Consejos para lidiar con sus emociones





  • Aprenda a expresar sus sentimientos en formas adecuadas. Es importante que la gente que está cerca de usted sepa cuando hay algo que le está molestando a usted. Guardar sentimientos de tristeza o de rabia dentro de si consume energía adicional y puede causar problemas en sus relaciones interpersonales y en su trabajo o escuela.
  • Piense antes de actuar. Las emociones pueden ser muy fuertes. Pero antes de que usted se deje llevar por sus emociones y diga o haga algo de lo cual podría arrepentirse tómese tiempo para pensar las cosas.
  • Empéñese por lograr llevar una vida balanceada. Saque tiempo para hacer las cosas que disfruta. Concéntrese en las cosas positivas en su vida.
  • Ocúpese de su salud física. Su salud física puede afectar su salud emocional. Cuide de su cuerpo haciendo ejercicio con regularidad, comiendo alimentos saludables y durmiendo lo suficiente. No abuse de las drogas o del alcohol.



¿Cómo afecta el estrés mis emociones?

Su cuerpo responde al estrés produciendo hormonas de estrés. Estas hormonas le ayudan a su cuerpo a responder a situaciones de necesidad extrema. Pero cuando su cuerpo produce demasiadas de esas hormona durante un período de tiempo largo, las hormonas agotan su cuerpo y sus emociones. Las personas que están continuamente bajo los efectos del estrés (tensionadas) con frecuencia son emocionales, ansiosas, irritables e incluso depresivas.
Si es posible trate de cambiar la situación que está causando su estrés. Los métodos de relajación tales como la respiración profunda y la meditación, y el ejercicio, también son útiles para afrontar el estrés.


¿Los problemas emocionales se pueden tratar?

Sí. Asesoría psicológica, grupos de ayuda y medicamentos pueden ayudar a las personas que tienen problemas emocionales o que padecen una enfermedad mental. Si usted tiene un problema emocional presente hable con su médico de familia. El médico le puede ayudar a encontrar el tipo de tratamiento adecuado.



Nos dimos cuenta de que somos seres profundamente emocionales y de que si no entendemos nuestras emociones frecuentemente no tenemos poder sobre nuestras propias emociones ni sobre el mundo.

Llegamos a creer que por medio de llegar a conocer nuestras propias emociones poderosas podemos maximizar la paz y el gozo en nuestras vidas.

Tomamos la decisión de comenzar a entender como nuestra manera de pensar y nuestras acciones frecuentemente están profundamente definidas por nuestras emociones pasadas y presentes.

Llegamos a un entendimiento de que únicamente por medio de tomar un inventario emocional detallado,- un inventario de nuestra ira, miedo, angustia, disgusto y vergüenza y por medio de evaluar lo que realmente nos interesa y lo que realmente nos hace feliz – verdaderamente seremos capaces de cambiar nuestras acciones.

Que hemos expresado a otros, cuando ha sido apropiado, y a nosotros mismos la naturaleza exacta de nuestros sentimientos ganando así algún poder sobre ellos.

Llevando acabo todos los pasos mencionados arriba nosotros naturalmente nos preparamos para aceptar el mundo como es y a otros como son.
Por lo arriba mencionado llegamos a aceptarnos a nosotros mismos como somos y a entender que hemos hecho lo que hemos hecho debido a sentimientos no controlados de dolor y por lo tanto es contraproducente y dañino culparnos a nosotros mismos y a otros.

Hicimos una lista de todas las personas a quienes hemos lastimado e hicimos un inventarios de como nos sentimos a la hora que los lastimamos y hicimos enmiendas cuando era apropiado


Hemos tratado de entender porque nos sentimos de la manera que nos sentimos y así entender porque hicimos lo que hicimos. Hemos llegado a entender que sentimos antes de que pensamos. Hemos trabajado en entender que otros, igual a nosotros, tienen problemas para controlar las emociones y así, frecuentemente lo que ellos hacen

Hemos continuado pensando acerca de nuestras emociones básicas, diariamente si es posible. Hemos llegado a conocer cada emoción de nuestra propia manera personal. Hemos vigilado nuestros sentimientos de culpa y cuando hacemos cosas que lastiman  a otros vemos lo que estábamos sintiendo en ese momento, así entendiéndonos a nosotros mismos mejor, y al mismo tiempo haciendo enmiendas a aquellos a quienes hemos lastimado.

Buscar, a través de la práctica de un inventario emocional diario y una meditación de ese inventario, el control sobre nuestras acciones y sobre nuestras vidas.

Habiendo llegado a conocer nuestras vidas emocionales hemos ganado la habilidad de emplear nuestro interés y nuestra experiencia en un nuevo tipo de interacción con otros, uno de interés mutuo que nos guiará a maximizar el gozo en nuestras vidas y con otros.