lunes, 24 de octubre de 2016

¡¡Crea tu propia vida y vívela!!

¡¡Crea tu propia vida y vívela!!
Algunas personas llegan a nuestras
vidas y rápidamente nos damos cuenta
de que esto pasa porque debe de ser
así.

Para servir a un propósito, para enseñarnos
una lección, para descubrir quienes somos
en realidad.

Tú no sabes quienes son estas personas,
pero cuando fijas tus ojos en ellas, sabes y
comprendes que ellos afectarán tu vida de
una manera profunda.

Algunas veces te pasan cosas que parecen
horribles, dolorosas e injustas.
Pero en realidad entiendes que si no hubieras
superado estas cosas, nunca hubieras realizado tu
potencial, tu fuerza, o el poder de tu corazón.

Todo pasa por una razón en la vida.

Nada sucede por casualidad o por la suerte.
Enfermedades, el amor, momentos perdidos
de grandeza o de tonterías. Todo ocurre para
probar los límites de tu alma.

Sin estas pequeñas pruebas la vida sería como
una carretera recién pavimentada: suave, lisa,
cómoda y segura, y tal vez, directa y sin rumbo.
Mas empañada y sin razón.

La gente que conoces afecta tu vida.
Las caídas y los triunfos que tú
experimentas crean la persona que eres.

Aún se puede aprender de las malas
experiencias. Y quizá éstas, sean más
significativas en nuestras vidas. Si
alguien te hiere, te traiciona o rompe
tu corazón, dale gracias porque te ha
enseñado la importancia de perdonar,
de la confianza y a tener más cuidado
de a quién le descubres tu corazón.

Entabla una conversación con
gente que no hayas dialogado
nunca. Escúchales y presta
atencion

Si alguien te ama, ámalo . No porque te ame,
sino porque te ha enseñado a amar, a abrir tu
corazón y tus ojos a las cosas pequeñas de la
vida.
Has que cada día cuente y aprecia cada instante.
Aprende todo lo que puedas aprender... Ahora es el
momento. Quizá más adelante no tengas la oportunidad.

Permítete enamorarte, liberarte, y pon tu vista
en un lugar muy alto. Mantén tu cabeza erguida
porque tienes todo el derecho a hacerlo.
Repítete a ti mismo que eres un individuo
magnífico y... CREÉLO.
Si no crees en ti mismo nadie más lo hará tampoco.

¡¡Crea tu propia vida y vívela!!

UN POCO DE ALEGRÍA


Ten presente que...

La alegría no se encuentra en las cosas,se halla en nosotros.

La alegría más grande, es la inesperada.

La alegría cuanto más se gasta... más se queda.

Justa causa de alegría es ver feliz a un amigo.

El mundo esta lleno de alegrías, el arte se halla en saber distinguirlas

Muchas personas, se pierden las pequeñas alegrías esperando la llegada de la gran felicidad.

Ser capaz de encontrar alegría en la alegría del otro, es el secreto de la felicidad.

La alegría de hacer bien esta en sembrar, no en recoger.

La alegría de vivir, es el más grande poder cósmico.

No te conformes con sentir la alegría dentro de ti..

martes, 11 de octubre de 2016

El poder de la mente subconsciente

El poder que ejerce el subconsciente ejerce en nosotros va mucho más allá de lo que imaginamos. Desde pequeños, especialmente en los primeros años de vida, llenamos al subconsciente de una larga serie de órdenes que él luego ejecutará sin necesidad de que nosotros las recordemos.
Cosas tan sencillas como, por ejemplo, un catarro. Los mayores nos contaron en su momento que el frío, un aguacero, un viento demasiado pronunciado, etc. podían llevarnos a coger un resfriado; y aprendimos a temer esa posibilidad. El resultado es que, incluso ahora, aunque no pensemos en aquellas órdenes, éstas se mantienen en nuestro subconsciente y repiten los efectos esperados en nuestro cuerpo cada vez que se produce alguna de las situaciones descritas.
Empezar a pensar en positivo
Cuando queremos empezar a trabajar nuestra mente lo primero es cambiar nuestros pensamientos, pero ¿qué pensamientos?
El poder de la mente, como hemos dicho, es casi ilimitado. Si creemos que algo no es posible, para nosotros no lo será; pero si creemos que sí… ¡lo conseguiremos!
Por ello los primeros pensamientos que debemos vigilar son aquellos que puedan traernos problemas y limitaciones. Todos aquellos que por ejemplo empiecen por: no puedo, no lo sé, estoy mal…
La mayoría de nuestros problemas derivan de una creencia inconsciente. Por ejemplo, a menudo la gente cuando se encuentra enferma no hace más que reafirmar esa misma condición. Cuando les preguntamos cómo están siempre obtenemos respuestas como “no me encuentro nada bien” o “creo que estoy empeorando” o “me duele mucho” etc. Cuando eso es un grave error que no hace sino agravar su propia situación.
Cada vez que un pensamiento así se nos pase por la cabeza, nos pondremos en guardia. Diremos entonces “No es verdad, me encuentro bien; no puedo encontrarme mal, eso es imposible”.
Lo mismo cada vez que sintamos que no podamos con algo. No es cierto, puedo; claro que puedo. ¿Por qué no iba a poder si otros lo hacen? Puedo lograr lo que desee sin problemas, solo tengo que pensarlo y ocurrirá.
Nuestra mente es capaz de alterar y transmutar la realidad, nuestra vida. Si creemos firmemente en algo, se cumplirá; a menos que no creamos que realmente se puede cumplir. He ahí la importancia del subconsciente, no basta con el optimismo, hay que integrarlo, hay que creerlo firmemente. Y cuando lo logremos, no habrá barreras para nosotros.
Pensar es crear, y cuando el subconsciente no limita nuestras posibilidades, podemos crear lo que se nos antoje. Salud, dinero, amor, felicidad, abundancia, prosperidad, equilibrio, todo esto y mucho más está a nuestro alcance sólo con que nos detengamos a pensar que es posible. Debemos creer que es posible.