jueves, 14 de enero de 2016

NO Empequeñezcas

NO Empequeñezcas


"Hay hombres cuyas palabras son como golpes, pero la lengua de los sabios es medicina". Todo lo que necesitas saber en cuanto a la salud mental, puede ser resumido en dos palabras:
No Empequeñezcas.
El 95% de todos los problemas emocionales y mentales podrían ser eliminados si todos practicáramos esta verdad. ¡Cómo cambiaría todo si viviéramos conforme a ella! No empequeñezcas a los demás. No hagas nada que pueda hacer que alguien se sienta menospreciado. No juzgues ni critiques de una forma que disminuya la autoestima y el sentir de otras personas.
La mayoría de los problemas de crímenes, abusos, fracasos, problemas, hogares destruidos y adicciones a drogas y alcohol, pueden ser atribuidos a una autoestima herida.
No empequeñezcas. No lo olvides, vívelo, enséñalo a los demás y principalmente a tus hijos para que no cometan los errores por los cuales la mayoría hemos pasado.
Mantén tu enfoque sobre lo positivo de los demás.
Resalta siempre lo bueno en cada persona.
Anima siempre a tu prójimo.
Trata a los demás de la misma forma en que quisieras ser tratado.
Habla palabras que ayuden y sanen.
Evita palabras que destruyan y causen dolor.
¡Tus palabras sí importan!
Ellas pueden traer vida o muerte.
Utiliza tus palabras sabiamente, edifica a los demás…

Los 17 Tipos de Mujer

Los 17 Tipos de Mujer

Clasifico 17 tipologías femeninas y su manera de abordar las relaciones de pareja (Los errores de las mujeres en el amor, Paidós). La besadora de sapos cree poder transformar con el amor a cualquier hombre. A la depredadora le urge construirse una seguridad sentimental. La timonel se convierte en la entrenadora personal de su pareja. Pero también es cierto que las mujeres están algo decepcionadas del género masculino: “El hombre occidental ha ido perdiendo su masculinidad, cada vez menos capaz de hacer sentir a la mujer protegida y eróticamente seducida. Sin embargo, la mujer es cómplice: un hombre débil es cómodo. Lo que al principio los une los acaba separando”.
Las mujeres sufren más por amor que los hombres?
La mujer es más compleja psicológica y biológicamente, siente más y, por tanto, tiene más espacio para sufrir.
Pues deme pautas para sufrir menos.
Cada nuevo amor se transforma y acaba; esto siempre es una pérdida, un luto. Pero también podemos aprender a cometer menos errores.
¿Cuáles son esos errores?
Gestionamos nuestras relaciones amorosas a través de lo que nos ha funcionado en el pasado; así establecemos unos guiones de relación que se convierten en inconscientes.
Y repetimos una y otra vez…
Exacto. Para huir del fracaso es esencial que sepamos que estamos representando un papel, cada vez más rígido, y que cambiemos de personaje.
¿Por ejemplo?
La lamedora de heridas escoge siempre hombres heridos y despechados por amor. Cuando ellos consiguen superar su trauma, la dejan. He estructurado 17 tipologías con las que las mujeres suelen abordar las relaciones amorosas.
¿Cuáles son las más comunes?
La desbordante: guapa, capaz, exitosa, que puede con todo y lo hace todo. Suele emparejarse con hombres complementarios.
¿Y cuál es su complemento?
El débil y sumiso, que le permite brillar y que acaba desilusionándola porque no está a su altura. Si escoge a un hombre más fuerte, lo asfixia con sus continuas críticas e intimidaciones. Debería flexibilizar su guión y aprender a utilizar otros guiones.
Pero si es bella, capaz y exitosa, ¿por qué debe cambiar?
Si quiere tener pareja, debe dejar más espacio al hombre. Otro papel típico de nuestros días es la mujer ejecutiva, la que le organiza todo a su pareja y se convierte en una segunda madre; por lo tanto, deja de ser interesante como compañera. La ejecutiva debería asumir rasgos de la amazona.
¿La amazona va por libre?
Tiene al hombre bajo su poder, maltratándolo si es necesario. Al principio tiene éxito, es segura y capaz, pero acaba siempre sola porque su ideal es imposible: un hombre que sea a la vez dominado y dominador.
¿Qué le sorprende tras tumbar en el diván a más de 15.000 pacientes?
Una paradoja: las mujeres son mucho más capaces que los hombres en casi todo, pero también se complican la vida sentimental mucho más que ellos.
Hay muchas mujeres solas.
Sí, pero no es una elección. Han repetido tantas veces su guión que están desilusionadas. No existe la soltera o el soltero feliz.
Pero los casados tampoco brincan de alegría.
El amor sabio tiene tres componentes que hay que cultivar: el primero es que la pareja no deje nunca de seducirse y cortejarse, tal como hacen los animales monógamos.
¿?
Los albatros o los lobos árticos repiten el ritual de cortejo en cada estación del amor. La segunda regla es la complicidad; es fácil detectarla observando cómo se miran.
Qué bonito.
Tercera: la exclusividad; lo que ocurre entre las dos personas es único e irrepetible con otra. El amor sabio no acepta el engaño, y es muy difícil de mantener: son como dos funambulistas caminando enparalelo en la cuerda floja y compartiendo la barra estabilizadora. Si uno se endurece, el otro se ablanda; si uno tropieza, el otro lo sostiene.
Y los hombres, ¿no tienen guiones?
Somos mucho más primitivos, menos complicados, tenemos cinco guiones: el macho, el intelectual-radical-chic-snob (insoportable), el calzonazos, el pigmalión y el capitán de aventura (fascinante, el que enamora a las mujeres y luego escapa).
¿Qué tipo es usted?
Capitán de aventura y algo pigmalión.
Ya.
Los guiones suelen estar mezclados. La mujer hada, por ejemplo, suele tener algo de seductora.
Lo de hada suena insuperable.
No se equivoca: es buena, capaz, guapa, elegante, inteligente, dulce y atenta con todos, y le mueven las mejores intenciones.
Entonces, ¿cuál es su error?
Quiere conservar la serenidad en su relación hasta el punto de que pasa por alto cualquier agravio. Su complementario es su opuesto: un maleducado, agresivo e infiel.
Te casas con tu mayor defecto, decía mi madre.
La complementariedad suele basarse en los elementos disfuncionales de la pareja. Todos los guiones son buenos, son el fruto del éxito, pero como las medicinas, demasiado se convierte en veneno. Hayque ser flexible. Y aceptar previamente las fases del cambio que el tiempo acabará presentando en la relación.
¿Qué deben saber las mujeres de los hombres?
El hombre desea que la mujer sea su amante, ellas deben saber provocar el erotismo en el hombre y mimarlo cuando se siente frágil.
¿… y los hombres de las mujeres?
El hombre debe hacer sentir a la mujer protegida y emotivamente segura; al mismo tiempo, debe ser el seductor que consigue rendirla con sus artes. La mujer adora al hombre que consigue robarle larelación erótica. Es una danza, un cortejo de amor.
Algunas tipologías de mujeres definidas por Nardone:
El hada.
La mujer empeñada en parecer perfecta, inteligente, adorable, maravillosa y sin un ápice de hueco para el fracaso. Siempre encantadora, nos dice Nardone, “su limitación más evidente le viene dada por su incapacidad de comenzar y mantener una dinámica conflictiva en el interior de la relación”. Y es que su afán de perfección y buena apariencia se le vuelven en contra. Porque en los cuentos de hadas todo termina bien y eso es lo que ella busca para su plácida existencia. “Por desgracia, a menudo elige parejas complementarias –señala el psicólogo–, una persona maleducada movida por las pasiones más negativas”.
Tras el príncipe azul.
Bucando el príncipe azul se puede acabar con hombres sin escrúpulos y a veces con desequilibrios Es probablemente la que más conocemos todos. Parece pasado de moda, pero no nos engañemos: el guión sigue en pie. “Es una mujer que tiene una elevada estima de sí misma y se cree en disposición de poder apuntar alto”. El drama estriba en que los príncipes azules viven en los cuentos y su búsqueda de un hombre que la haga sentir eternamente fascinada y protegida caerá en saco roto. Así que suelen conformarse con el menos malo. Al no colmar su ansia de amor azul siempre estará buscando y, según el psicólogo italiano, “se transforma por lo general en depredadora de príncipes, es decir, en aquella que lo hace todo para seducirlos”. Que termine con hombres sin escrúpulos y a veces con desequilibrios no es, al parecer, extraño. Y ella, la princesita sin príncipe, pondrá todo su empeño en transformar al sinvergüenza.
La seductora.
Pasa por ser uno de los modelos favoritos de los hombres. Es la mujer hechicera y con una sensualidad cercana a lo irresistible. ¿Cuál es el problema aquí? Nardone da la respuesta: “A la pareja de una seductora se la condiciona a vivir constantemente bajo la espada de Damocles de la infidelidad”. Un rol hasta no hace tanto más propio de ellos.
La amazona.
Mujer de éxito y una seguridad abrumadora ejerce de líder hasta en sus relaciones sentimentales. Algo que padecieron las mujeres durante siglos y que, en mucha menor escala, claro está, sufren (eso sí, por elección) los compañeros de estas féminas. Hombres que acaban sintiéndose inferiores al lado de mujeres tan excesivas. Nardone dice que, frustradas ante los abandonos que suelen sufrir, acaban refugiándose en su profesión, donde encuentran la mayoría de las satisfacciones.
La camaleónica.
La ejecutiva suele decidir todo por todos La otra cara de la moneda de la mujer anterior. Es la sumisa y siempre dispuesta a seguirlo y potenciarlo a él. Su fin es no tener que decidir jamás y vivir así en la calma de la rutina y el camino trazado. ¿El problema? “En la relación se reducen a cero los efectos sorpresa que rompen la tediosa rutina”.
La ejecutiva.
La mujer que sigue este patrón suele decidir todo por todos. Lo habitual es que sus parejas sean hombres desapasionados acostumbrados a estar hiperprotegidos por su familia. Se invierten los papeles de los cuentos de hadas: ella es la que protege y marca el camino. Y es que en un mundo donde ellos han trazado casi siempre la línea era de esperar que alguna vez el comportamiento se las volviera en contra.

martes, 12 de enero de 2016

NO INTERESA SABER EL COMO, DONDE, NI CON QUIEN

NO INTERESA SABER EL COMO, DONDE, NI CON QUIEN !
No me interesa saber cómo te ganas la vida. Quiero saber lo que ansías,
y si te atreves a soñar con encontrar lo que tu corazón anhela.
No me interesa tu edad. Quiero saber si te arriesgarías a parecer un tonto
por amor, por tus sueños, por la aventura de estar vivo.
No me interesa que planetas están en cuadratura con tu Luna. Quiero
saber si has llegado al fondo de tu propia tristeza, si las traiciones de la
vida te han abierto o si te has marchitado y cerrado por temor a nuevos
dolores. Quiero saber si puedes vivir con el dolor, el mío o el tuyo, sin
tratar de disimularlo, de atenuarlo ni remediarlo.
Quiero saber si puedes experimentar con plenitud la alegría, la mía o la
tuya, si puedes bailar con frenesí y dejar que el éxtasis te penetre hasta
la punta de los dedos de los pies y las manos sin que tu prudencia nos
llame a ser cuidadosos, a ser realistas, a recordar las limitaciones
propias de nuestra condición humana.
No me interesa si lo que me cuentas es cierto. Quiero saber si puedes
decepcionar a otra persona para ser fiel a ti mismo; si podrías soportar
la acusación de traición y no traicionar a tu propia alma; si eres capaz
y por lo tanto digno de confianza.
Quiero saber si puedes ver la belleza, aún cuando no sea agradable, cada
día, y si puedes hacer que tu propia vida surja de tu presencia.
Quiero saber si puedes vivir con el fracaso, el mío y el tuyo y de pie a la
orilla del lago y gritarle a la la Luna.
No me interesa saber dónde vives y cuánto dinero tienes. Quiero saber
si puedes levantarte después de una noche de aflicción y desesperanza,
agotado y magullado hasta los huesos y hacer lo que sea necesario para
alimentar a tus hijos.
No me interesa a quien conoces ni como llegaste hasta aquí. Quiero saber
si te quedarás en el centro del fuego conmigo y no lo rehuirás.
No me interesa ni dónde, ni cómo, ni con quién estudiaste. Quiero saber
lo que te sostiene, desde el interior, cuando todo lo demás se derrumba.
Quiero saber si puedes estar solo contigo mismo y si en verdad aprecias
tu propia compañía en los momentos de vacío.

lunes, 11 de enero de 2016

Ser impecable con las palabras


Ser impecable con las palabras, parece simple, pero es sumamente poderoso.
Porque tus palabras?
Porque constituyen el poder que tienes para crear. son un don.
Mediante las palabras expresamos nuestro poder creativo.
La intención se pone de manifiesto a través de las palabras.
Lo que realmente eres lo muestras por medio de las palabras.
Son una fuerza ; constituyen el poder que tienes para expresar y comunicar , para pensar , y en consecuencia, para crear los acontecimientos de tu vida.
Ser impecable con tus palabras es no utilizarlas contra ti mismo.
Significa utilizar tu energía correctamente , en la dirección de la verdad y del amor por ti mismo.
Es necesario que empecemos a comprender lo que son las palabras y lo que hacen, veras cuantas cosas cambian en tu vida.
Nutre esta semilla, y a medida que crezca en tu mente, generara mas semillas de amor que reemplazaran a las del miedo.
Emplea tus palabras para compartir tu amor. Utiliza las palabras para romper todos esos pequeños acuerdos que te hacen sufrir.
La impecabilidad de tus palabras te llevara a la libertad personal, al éxito y a la abundancia; hará que el miedo desaparezca y lo transformara en amor y alegría.

sábado, 9 de enero de 2016

PENSAR

Puedes elegir tener una visión positiva. Puedes optar por tener pensamientos que mejoran tu estado de ánimo, brindan una visión más constructiva en las situaciones difíciles y, por lo general, mejoran tu día ofreciendo enfoques más positivos y optimistas en las cosas que haces. Al adoptar una visión positiva de la vida, puedes empezar a cambiar un estado de ánimo negativo y considerar que la vida está llena de posibilidades y soluciones, en lugar de preocupaciones y obstáculos.

Mentalízate para ser feliz,

Mentalízate para ser feliz,
Si tu realizas afirmaciones en presente, consciente y en primera persona durante 21 días, estarás generando una vibración positiva que el universo entero estará aceptando.
Capta la onda de tu pensamiento y la retiene ahí hasta que la vida empieza a acomodar los medios y las situaciones para que el deseo que tu pediste se de por ley metafísica.
¿Por qué 21 días? Es el tiempo que al iniciar la repetición de un comportamiento definido y que es necesario para cumplir con lo que queremos hacer, tener, ser, o hacer, todo en lo personal como en lo laboral.
En metafísica una afirmación es una orden que se da para ser cumplida.
Por último, escoger con mucho cuidado las afirmaciones que quieres trabajar, si deseas un cambio significativo en tu vida y equilibrado debes trabajar en tu sistema de creencias podrás obtener resultados maravillosos.
Recuerda siempre que los pensamientos negativos son los que viajan a mayor velocidad en el universo.
Todo lo que hoy es, todo lo que hoy está, lo que hoy sucede, ha sido previamente pensado.
Así que deshecha cualquier pensamiento que no te beneficie, ni te haga sentir feliz.
Al final de tus afirmaciones debes repetir... "Gracias Dios por haberme escuchado".
Puedes hacer tus propias afirmaciones, aquí te dejo algunas para que comiences a ser feliz...
Yo soy la presencia gobernante que me precede a donde yo vaya durante este día, ordenando perfecta paz y armonía en todas mis actividades:
1.-YO no hablo, ni permito que se me hable nada contrario a la perfecta salud, la felicidad y la prosperidad.
2.- YO le hago sentir a todo ser viviente que lo considero valioso.
3.- YO le busco el lado bueno a todo lo que me ocurre, y a todo lo que veo ocurrir a otros.
4.- YO pienso en todo lo mejor. Espero todo lo mejor. Trabajo únicamente por lo mejor.
5.- YO siento igual entusiasmo por lo bueno que le ocurre a otro que por lo que me ocurre a mí.
6.- YO olvido mis errores del pasado y sigo adelante a mayores triunfos.
7.- YO llevo una expresión agradable en todo momento, y sonrío a todo ser que contacto.
8.- YO no tengo tiempo para criticar a los demás. Ya que paso tanto tiempo mejorándome.
9.- YO me hago tan fuerte que nada puede perturbar la paz de mi mente.
10.- YO SOY demasiado grande para preocuparme. Demasiado noble para enfurecerme. Demasiado fuerte para temer. Demasiado feliz para permitir la presencia de algo negativo.